Vivimos en el siglo de la marihuana. Si bien el siglo 20 fue marcado por unas políticas prohibicionistas y punitivas, desde hace unos años vemos una ola legalizadora en diferentes latitudes del planeta, que una por una se suman a un cambio de paradigma para relacionarse con la marihuana desde un punto de vista de salud en lugar de punitivo. 

De la mano de la regulación han avanzado las técnicas y tecnologías relacionadas cultivo y al consumo de cannabis. Por un lado, modernas salas replican el ambiente ideal para que florezcan sepas de variados colores y olores, mientras que por el otro, extractores se especializan en técnicas físicas y químicas para extraer la resina del cannabis, con sus debidos cannabinoides y terpenos. 

Si bien los cigarrillos de cannabis, conocidos como porros, son y serán la manera clásica de aproximarse a la marihuana, los comestibles y los vaporizadores han demostrado ser las técnicas de consumo menos dañinas para el usuario. Esto se debe a que el proceso de combustión tradicional genera toxinas que son dañinas para el organismo, por lo que los métodos sin combustión ofrecen los beneficios que ofrecen los cannabinoides de la flor o los extractos, al tiempo que se evita el daño relacionado a esta. 

El proceso de vaporización consiste en colocar el cannabis en una cámara de temperatura que genera calor para llevar el producto al punto en donde los cannabinoides son activados y liberados. Existen dos tipos  de vaporizadores: los de mesa y los portátiles. Si bien los primeros permiten vaporizar una mayor cantidad de marihuana por ronda, los segundos se han vuelto populares debido a su portabilidad y discreción. 

Dentro de esta categoría, el vaporizador Exxus Mini Plus se presenta como una opción práctica y estética. A pesar de medir únicamente cuatro pulgadas, esta serie de vaporizadores alcanza la temperatura deseada en menos de 30 segundos, con un rango que va desde los 320 grados fahrenheit —para quienes desean saborear los terpenos, olores y sabores— hasta los 410 grados fahrenheit —para quienes buscan extraer el máximo potencial psicoactivo—. 

Este vaporizador es fácil de cargar y fácil de usar. Además, sumado a su amplio rango de temperaturas que permite saborear los diferentes tonos de las flores de cannabis, el Exxus Mini Plus incluye una cámara para extractos, que se coloca dentro de la cámara de temperatura para vaporizar extractos de cannabis, desde hachís hasta shatter y diamantes. Su capacidad de extraer los cannabinoides mientras se preserva el olor y el sabor de las muestras, tanto de flor como de extracto, llevaron al Exxus Mini Plus a ser el vaporizador oficial de la Copa Cannábica Digital. 

El porro es grandioso y genial, pero en cuestiones de salud y preservación del sabor, todo buen mariguano sabe que los vaporizadores llegaron para quedarse. Además, nunca está de más tener una herramienta discreta para cuando toca caminar en lugares donde la planta sigue prohibida. 

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre