Los cannabinoides son una nueva forma terapéutica que no debemos dejar a un lado.

 THC:
Delta-9-tetrahidrocannabinol y Delta-8-tetrahidrocannabinol: El THC imita la acción de la anandamida, un neurotransmisor natural producido por el cuerpo, que se fija con los receptores cannábicos en el cerebro para generar el colocón asociado a la marihuana. Se han encontrado 9 variantes de Delta-9 y 2 variantes de Delta-8. 

THCV:
Tetrahidrocannabivarin: Prevaleciente en especies de cannabis provenientes de Sudáfrica y el sudeste asiático. Aunque el THCV puede tener muchas de las propiedades terapéuticas del THC, no contribuye significativamente a la potencia de la marihuana aunque si a la rapidez del efecto.

CBD:
Cannabidiol: Antiguamente se creía que era psicoactivo, o que contribuía al colocón interaccionando con otros cannabinoides. Las investigaciones más recientes indican que el CBD tiene un efecto insignificante en el colocón. Es sin embargo, un potente anti-inflamatorio, y puede mantener algún efecto del THC como el alivio a la ansiedad. Aunque no se trata de un cannabinoide psicoactivo, el CBD parece de ayuda para muchas condiciones médicas. Se han encontrado 7 variantes

 CBN:
Cannabinol: Es un producto de la degradación del THC. No es un compuesto psicoactivo, pero se cree que produce un efecto depresivo y confuso cuando está en cantidades apreciables. Se han encontrado 6 variantes

CBC:
Cannabicomeno: Es el precursor no-psicoactivo del THC.

Se han encontrado 4 variantes

 CBG:
Cannabigerol: Cannabinoide no psicoactivo. Las variedades de cáñamo a menudo presentan niveles elevados de CBG, mientras que solo poseen ligeros trazos de THC. Se han encontrado 6 variantes

Fuente: Fundación Canna

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre