El uso de ketamina intravenosa demostró producir una reducción en el consumo de alcohol disparado por el sistema de recompensa cerebral en sujetos adictos al alcohol, de acuerdo con un estudio publicado por la revista Nature Communications

Debido a sus efectos como antidepresivo, en años recientes los estudios alrededor de la ketamina han pasado por un redescubrimiento. Además, ya se ha utilizado la ketamina para tratar la adicción al alcoholismo y a la heroína, a través de mecanismos basados en la reconsolidación de la memoria, por lo que se cree que la ketamina tienen un potencial terapéutico para los desórdenes de adicciones. 

De acuerdo con el estudio, el sistema desasaptativo de recompensas memorial está involucrado con el desarrollo y mantenimiento de los desórdenes de abuso, como el consumo problemático de alcohol y drogas. El proceso de reconsolidación de la memoria puede ofrecer un medio para romper con el sistema de recompensas y prevenir una recaída. En otras palabras, este proceso desestabiliza la activación de memorias a largo plazo para incorporar nueva información. 

En el estudio participaron 90 sujetos que consumen alrededor de 15 litros de cerveza por semana, cinco veces el límite recomendado por los expertos en salud. Durante el estudio se les dio un vaso de cerveza a los participantes, que podrían tomar después de ver imágenes relacionadas con la cerveza, que en teoría dispararían sus mecanismos de recompensa. Al final del estudio, el resultado demostró que aquellos que completaron la tarea de ver estímulos y además recibieron una dosis de ketamina redujeron significativamente sus impulsos de consumir alcohol después de ser expuestos a estos estímulos, comparados con el grupo que no consumió ketamina.

“Los desórdenes de abuso de consumo como el uso problemático de alcohol y otras sustancias son fundamentalmente comportamientos adquiridos o aprendidos”, afirma el estudio publicado en noviembre. “Al intervenir farmacológicamente con la reconsolidacién, es teóricamente posible seleccionar y debilitar memorias”.

Puedes leer el estudio completo aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre