Era previsible. Si la gente se peleaba por un rollo de papel, es lógico que también lo hicieran por un poco de cannabis. El Estado de Alarma provocado por la crisis del Coronavirus obligó a grows y asociaciones a bajar la persiana y cerrar de forma indefinida. Esto propició el abastecimiento masivo de marihuana por parte de los usuarios, un aumento de la demanda que ha incentivado que se inflen los precios en el mercado negro y que se acaben las existencias en los clubes. 

Los cultivadores que se despistaron se quedaron sin acopio para la recién estrenada temporada exterior, y ahora tienen que acudir a las pocas tiendas que siguen operando de forma online para comprar tierra, fertilizantes, semillas y otros utensilios de cultivo. Mientras, muchos consumidores siguen buscando algo de hierba o hachís en el mercado negro para poder pasar el confinamiento, con la sorpresa de que lo que antes costaba 5, ahora vale 10, 15 e incluso 20.

“En estos momentos, la marihuana es para los consumidores lúdicos más terapéutica que nunca”

Las calles están llenas de policías, las carreteras de controles, y cada vez vemos a más agentes sancionando a quienes osan salir sin una causa justificada. La pesadilla de cualquier consumidor de cannabis hecha realidad. Si a esto le sumas el creciente afán de los vecinos por hacer de agentes de la ley desde sus balcones, tenemos un coctel muy peligroso para quienes se atreven a saltarse la cuarentena para poder conseguir algo de hierba. 

Muchos creerán que el cannabis no es de primera necesidad, y que por tanto, nadie debería de salir de su casa para comprarlo. Nada más lejos de la realidad. Para muchos, la marihuana es una medicina más con la que paliar desde dolencias comunes hasta los síntomas de enfermedades crónicas graves. Sin asociaciones donde poder comprar de forma segura el cannabis, deben arriesgarse a conseguir algo en el mercado negro. 

Pero los usuarios recreativos también tienen una razón de peso para considerar la marihuana producto de primera necesidad. En días grises en los que toca quedarse en casa, el cannabis es de los pocos compañeros fieles. Ayuda a rebajar el estrés y la ansiedad, a desconectar y hacer más llevadero el confinamiento. Sin duda, en estos momentos la marihuana es para los consumidores lúdicos más terapéutica que nunca. 

El mercado negro se lucra con el Coronavirus

Es algo tan evidente que hasta los medios generalistas se han hecho eco de ello. El mercado negro se está lucrando con el Coronavirus. La escasez de hierba, las nuevas dificultades para distribuirla y la creciente demanda han hecho que los vendedores ilegales inflen los precios. El mercado es el mercado, incluso cuando éste es ilegal.

El País publica hoy un artículo titulado ‘Los porros ya cuestan a precio de oro’. Aunque el titular es bastante desacertado, explica una realidad que cada vez está afectando a más consumidores. En el texto, cuentan como el hachís y la marihuana valen hoy entre el doble y el triple que hace un par de semanas. Si antes el gramo se vendía a unos cinco euros, ahora supera con facilidad los diez. Cuestión de existencias y oportunismo. 

Todo apunta a que el principal motivo es que, al igual que ha sucedido con los supermercados, la gente también ha arrasado con las existencias de la mayoría de vendedores. Con la diferencia de que es mucho más difícil reponer marihuana que papel higiénico. Con las calles vacías y la policía deambulando por doquier, es complicado distribuir la marihuana a los ‘camellos’ para que éstos luego la vendan al usuario final. 

Antes, los alijos podían pasar desapercibidos entre el bullicio de la ciudad. Ahora, no sólo se arriesgan a que les sancionen por tráfico de drogas, sino que además se enfrentan a multas sólo por el hecho de salir a la calle sin una causa justificada. 

El autocultivo, la solución a la falta de abastecimiento

A pesar de las dificultades para conseguir marihuana, todavía se puede encontrar algo. Pero esta situación cada vez se va a volver más complicada. Por eso, la solución más factible es el autocultivo. Todavía podemos encontrar bastantes tiendas que operan online, pero no sabemos hasta cuándo permitirán que este tipo de comercios sigan en funcionamiento. En un artículo anterior ya avisamos de la necesidad de hacer acopio de todo el material que necesitásemos para esta temporada, ya que el cierre de grows era inminente. 

Cultiva en el balcón, en tu terraza o en cualquier lugar que puedas.

Recomendamos comenzar a plantar ya semillas autoflorecientes, para poder recolectar la primera cosecha en unos dos meses. Existen muchas cepas que, en apenas ocho semanas desde su germinación, pueden cosecharse con excelentes resultados. También podemos cultivar variedades fotodependientes e inducirlas a la floración cobijándolas 12 horas en total oscuridad. Aunque la tarea se complica, es una buena opción para quienes no tienen o no quieren cultivar autoflorecientes.

Algunos grows y bancos de semillas siguen abasteciendo a los cultivadores que quieren salvar la temporada y hacer acopio de su propia marihuana mientras dure la crisis del Covid-19. Por eso, te recomendamos que, si no lo has hecho ya, comiences a adquirir existencias para comenzar a cultivar cuanto antes. En balcones, terrazas, jardines o armarios, ahora más que nunca, es el momento del autocultivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre