El THC, o tetrahidrocannabinol, es el cannabinoide en la marihuana que es mejor conocido por la euforia que produce. La marihuana psicoactiva (alta en THC) se deriva de la planta de cannabis, de la misma manera que el cáñamo (bajo en cannabinoides en general, sobre todo THC). Una planta que tiene menos de 0.3% de THC se considera cáñamo, mientras que una planta de marihuana psicoactiva puede tener entre 0.5% y 30% de THC dependiendo de la cepa. (más sobre las diferencias entre el cáñamo y la marihuana).

Sinergia entre CBD y THC

Aunque el CBD, los terpenos, los alcaloides y otras sustancias que se encuentran en el cáñamo son beneficiosas para muchos trastornos y enfermedades, el THC funciona junto con el CBD para intensificar sus propiedades curativas. Además, la mayoría de las variedades de marihuana contienen una cantidad significativa de cannabidiol. Este CDB ayuda a equilibrar las propiedades psicoactivas del THC.

Tanto el CBD como el THC reducen la inflamación y ayudan a controlar el dolor. Sin embargo, existen condiciones que requieren que el THC controle o alivie un síntoma. El THC en la marihuana se adhiere a los receptores CB1 en diferentes partes del cerebro, causando resultados favorables y adversos. La cantidad de THC y CBD en la marihuana medicinal se equilibra según la cantidad de THC necesaria para los resultados terapéuticos.

Aquí hay algunos ejemplos de resultados negativos y positivos y su zona de ocurrencia en el cerebro:

Afectaciones colaterales o no deseadas  
o Hipocampo – memoria a corto plazo
o Cerebelo: equilibrio y coordinación
o ganglios basales – tiempos de reacción

Aspectos positivos o terapéuticos
o Amígdala: reduce la ansiedad
o Hipotálamo: aumenta el apetito
o Núcleo accumbens – liberación de dopamina o sensación de euforia
o Médula espinal: alivio del dolor
o Tallo cerebral – alivio de náuseas

Estos son solo algunos ejemplos de casos en los que el THC es terapéutico:

• Alivia las náuseas de los pacientes con quimioterapia
• Disminuye la presión ocular para el glaucoma
• Ayuda a controlar las crisis epilépticas
• Reduce la aterosclerosis, o el estrechamiento de las arterias y la aparición de enfermedades del corazón
• Ayuda con la memoria de filtrado y edición, que se encuentra particularmente útil para el TEPT y otros pacientes traumatizados
• Se ha demostrado que inhibe el crecimiento de las células cancerosas

El futuro también es prometedor cuando se trata del potencial de cannabis rico en THC en el tratamiento de enfermedades autoinmunes como la fibromialgia, el lupus, la artritis y la esclerosis muscular. Sabemos que el cannabis puede ayudar a aliviar el dolor de estas afecciones, y la marihuana también tiene un impacto positivo en la ansiedad asociada a ellas. Hay investigaciones en curso que indican que el THC puede ser la clave para la remisión o la prevención de algunas enfermedades autoinmunes. El THC influye en las moléculas de micro RNA responsables de muchas enfermedades autoinmunes.

El uso de marihuana no es legal a nivel nacional. El uso y cultivo de marihuana y cáñamo están bajo la criminalización del Estado. Afortunadamente, la investigación continua y la conciencia pública darán como resultado un acceso más fácil para aquellos que pueden beneficiarse de la marihuana medicinal y el cannabis.

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre