En este artículo haremos una revisión sobre 4 de las preparaciones medicinales de cannabis más conocidas. Por ahora hablaremos en qué consisten ya que hay mucha información correcta e incorrecta sobre esto. Sin embargo ya hay algunos tutoriales de cómo preparar aceites / extractos de cannabis y agregaremos más de estos con el paso del tiempo.
Lamentablemente, que aún el proceso legislativo no nos de la luz verde, entorpece que la información que puedan recibir los pacientes sea la adecuada. A esto se le suma la urgencia de muchas personas por querer comprar aceites o extractos de cannabis que puedan ayudarlos en sus padecimientos, pero en Chile no hay lugares autorizados para la venta de estos. De ahí la urgencia y el llamado de algunos movimientos pro cannabicos a autocultivar y preparar la medicina que necesitamos.

Para preparar estos remedios se necesita material orgánico, sin plaguicidas, fertilizantes sintéticos o cualquier elemento que provoque que el cultivo ya no sea orgánico.
Para uso medicinal se recomienda una planta de tipo indica o híbrida que posea alto contenido de CBD (cannabidiol) y tenga un porcentaje de THC (tetrahidrocannabinol). Recordemos que esta planta es la única que produce sustancias químicas llamadas cannabinoides y a esto nos referimos con CBD, THC, CBN, etc. Se ha confirmado la existencia de aproximadamente 40 cannabinoides distintos, y aunque no todos son psicoactivos, si todos pueden ayudarnos a mejorar nuestra salud.

Para preparar la medicina nos sirve toda la planta, incluso las raíces. Tallos, hojas y flores serán utilizadas. Lógicamente si se utilizan sólo flores se utilizaran menos gramos en el procedimiento.
Si la planta debe estar seca o recién cortada dependerá de la enfermedad que quiere tratarse, por ejemplo, para enfermedades, convulsivas, dolores crónicos, fibromialgia, tratamiento paliativo de quimioterapia, radioterapia y artritis se recomienda secar y/o curar la planta de marihuana y para enfermedades auto inmunes tales como el Lupus, es más adecuado consumir la planta cruda en batidos.

1.- La tintura madre o Extracto en Alcohol 

Existe la tintura madre o extracto en alcohol potable o etanol 96°, que son por 100 ml de alcohol, por cada 10 gr de material orgánico (flores, tallos, hojas, según la preferencia y disponibilidad del material). Las gotas pueden tomarse diluidas en agua o jugo. Su efecto es analgésico, sirve para dolores agudos y para disminuir los efectos secundarios de las quimioterapias.

2.- Extracto Esencial o Resina 

El extracto esencial o resina, que corresponde al popularmente llamado aceite de cannabis, se realiza idealmente con flores porque necesitamos rescatar la mayor cantidad de resina disponible. Las flores se colocan en el alcohol y luego este a baño María, se evapora quedando como resultado algo similar al caramelo. Es la resina concentrada, y esta puede conservarse en ese estado (en un recipiente antiadherente) para fumarla o bien mezclarla con aceite de coco comestible y conservarla en jeringas, el tamaño de 1 o 2 granos de arroz bastaran para quitar su dolor ya que su efecto analgésico es fuerte. Y como no, si por 10 gr de flores puede conseguirse aproximadamente 1 gr de resina concentrada. La utilizan para tratar la epilepsia refractaria (en caso de flores con razón de CBD y THC 1:1 o más CBD), entre otras enfermedades. Puedes aprender a realizar esta preparación de extracto de marihuana con alcohol aquí y con Rosin Hash aquí.

3.- Macerado  

También encontramos el macerado en aceite de oliva, en el cual se prepara una cantidad proporcional de materia orgánica y aceite y se cocina al menos por 3 horas a no más de 45°C, todo el material orgánico luego es colado por medio de una gasa o filtro para la mayor conservación del aceite. Se utiliza como analgésico, reductor de ansiedad, de náuseas y puede tomarse en gotas o hacer friegas en zonas afectadas.

4.- Pomada o Ungüento  

Para la pomada o ungüento se utiliza cera de abejas y aceite de oliva cannabico, los cuales se mezclan homogéneamente. Esta preparación es para uso tópico y sirve como analgésico y antiinflamatorio, por ejemplo es muy útil en pacientes con fibromialgia, o pacientes con dolores articulares o de huesos, puede ser de ayuda en casos de soriasis, dermatitis crónica, varices, entre otras. Todas estas preparaciones quedan con un color verdoso, excepto la resina. Además poseen un olor muy característico de la planta y el sabor puede identificarse rápidamente.

Por lo tanto ya tienes más información para tener cuidado con productos que están a la venta en el mercado negro y no cumplen con esas características, nosotros iremos publicando más contenido para que aprendas a realizar estas preparaciones medicinales de marihuana y no tengas que arriesgarte con estas compras clandestinas, pero sabemos que hay momentos en los que no tienen otra opción.

Esta información es referencial y reducida, frente a cualquier duda es bueno recurrir a artículos científicos y/o libros sobre Cannabis.

fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre