Suiza, famosa por sus chocolates, tiene una nueva golosina para sorprender al mundo: chicles de cannabis. Elaborados por la empresa Roelli Roelli y lanzados al mercado a principios de julio, la nueva golosina fue presentada como una alternativa medicinal accesible y fácil de dosificar.

Cada chicle, que viene en una caja de 24, posee 5 miligramos de CBD, que alcanzan para a aportar todos los beneficios de este cannabinoide: desde alivio del dolor y las náuseas hasta una forma natural de combatir los problemas del sueño o simplemente como un suplemento nutricional con efectos antioxidantes.

Producido en conjunto con la compañía Medropharm, sin azúcar y con sabor a menta, los chicles Swiss Cannabis Gum son publicitados como la nueva forma de consumir aceites esenciales de cannabis sin el sabor amargo de las tinturas y con el plus de refrescar el aliento. Por ahora son vendidos exclusivamente en farmacias y, claro, en Suiza. 

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre