Medicinal

Alergia a la cannabis

La alergia a la cannabis se refiere a una reacción alérgica que se produce después del contacto con la planta de cannabis o sus derivados. Esta reacción alérgica puede afectar a varias partes del cuerpo, incluyendo los ojos, la piel, las mucosas, el sistema respiratorio y el sistema digestivo. En la publicación de hoy te informamos todo lo que tienes que saber sobre la alergia a la cannabis.

Es necesario repasar qué entendemos por alergia. Se trata de la respuesta de nuestro sistema inmunitario ante la presencia de una sustancia extraña al organismo, que no puede ser procesada. Las sustancias que suelen provocar estas reacciones se conocen como alérgenos.

Si bien es el polen de cannabis el principal alérgeno de la marihuana, la planta  contiene ciertas proteínas y sustancias que también pueden desencadenar reacciones alérgicas y que se encuentran presentes no solo al fumarla sino también al consumirla en otros productos. Tal es el caso del CBD, presente en productos como el aceite de cannabis, y el THC, que también son alérgenos de la cannabis. En la publicación de hoy te informamos todo lo que tienes que saber sobre la alergia a la cannabis.

Es posible experimentar una reacción alérgica después de:

  • Tener contacto con hojas de marihuana (tanto frescas como secas), resinas o aceites de cannabis.
  • Ingerir comestibles elaborados con marihuana, como brownies cannabicos, aceites de CBD o tés.
  • Exposición directa al polen.

¿Cómo sé si tengo alergia a la cannabis?

  • Presta atención a los síntomas
  • Considera tus alergias y enfermedades preexistentes
  • Asegúrate de descartar otros factores

Los síntomas

Cuando se sufre de una alergia a la cannabis, los síntomas que se pueden experimentar después de haber tenido contacto con algún producto que incluya cannabis son:

  • Dermatitis, que se caracteriza por la aparición de sarpullido
  • Picor y enrojecimiento en la piel y ojos
  • Estornudos o tos
  • Irritación de las vías respiratorias
  • Rinitis o moqueo nasal y congestión
  • Náuseas y vómitos
  • Cambios en la presión arterial
  • Choque anafiláctico, en casos graves

Normalmente, estos síntomas se presentarán a los pocos minutos de haber tenido contacto con la hierba. Es decir, entre los 15 y 30 minutos posteriores. Además, al igual que los síntomas de alergias conocidas, estos pueden variar según la forma en la que hayas tenido contacto con el alérgeno.

Por ejemplo, si consumiste productos comestibles, el primer síntoma visible suele ser una erupción cutánea, mientras que al fumar o haber respirado polen, los síntomas respiratorios son los primeros en hacerse notar.

Considera tus alergias y condiciones preexistentes

Normalmente, las personas que desarrollan una alergia a la cannabis también tienen alergias preexistentes, generadas por otro tipo de plantas, ya que el polen es un alérgeno tradicional.

Debemos reiterar que los casos de consumidores que desarrollan alergia a la cannabis o al aceite de cannabis son muy escasos. En realidad, esto suele presentarse con mayor frecuencia entre las personas que cultivan y se ven en constante contacto con el polen de la planta.

No solo las plantas macho producen polen, también las plantas hermafroditas pueden propagar partículas que te causen alergia. Si cultivas cannabis en casa, después de una exposición constante a estas partículas, tu cuerpo puede desarrollar una alergia aunque antes no hayas mostrado síntomas.

Otros factores

En ocasiones, cuando se consume cannabis que no proviene de un autocultivo, puede ser complicado asegurar su calidad. Si la planta fue cultivada o almacenada en malas condiciones, es posible que incluya sustancias como moho o ácaros de polvo y que esto sea lo que te está ocasionando complicaciones de salud.

Si has tenido consumos anteriores, sin que experimentes ningún tipo de alergia, es posible que se deba a otro factor no inherente de la planta. Para descartar que se trate de una alergia a la cannabis, puedes intentar colocar una gota de aceite de cannabis sobre tu piel y observar cuál es la reacción de tu cuerpo.

Recomendaciones para tratar la alergia a la cannabis

  • Almacena tu hierba en lugares secos y frescos. Si después de cultivar tu cannabis, vas a almacenarla por un largo periodo, lo mejor es que lo hagas en un recipiente que mantenga las hojas secas y frescas. Guardar tu hierba en lugares húmedos puede echar a perder tus plantas y ocasionar que el moho surja. Esto, además de dañar tu salud, alterará el sabor que obtengas al final.
  • Inspecciona tus cogollos antes de fumar. Si no tienes forma de asegurar que las condiciones de cultivo y almacenado de tus cogollos fue la idónea, antes de armar un porro y fumar, asegúrate de que no haya signos de ninguna pelusa blanca o algo que indique que pudiera tener moho.
  • Si notas algún síntoma, acude a que te diagnostique un médico. La forma más efectiva de saber si eres alérgico a la cannabis, o alguno de sus componentes, es acudir al médico a realizarte pruebas. Normalmente, esto se diagnostica por medio de un test epicutáneo en el que se pone un poco de cannabis sobre tu piel, en espera de una reacción.
  • No intentes automedicarte para tratar la alergia. Es cierto que algunos de los síntomas de la alergia a la cannabis pueden tratarse con antihistamínicos y descongestionantes nasales, cuando estos no son graves. Sin embargo, la mejor manera de tratar los síntomas es eliminar la exposición al agente que te está dando molestias. Recuerda que una reacción alérgica grave puede ser fatal, por lo que es mejor evitar consumir THC o CBD si has mostrado reacciones anteriormente.
  • Compra productos de calidad asegurada. Si utilizas aceites, pomadas u otro tipo de producto elaborado a base de cannabis, adquiérelo solo con vendedores autorizados y revisa las etiquetas. En ocasiones, el causante de la alergia no es la cannabis en sí, sino los materiales de baja calidad con la que el producto fue elaborado.

Con información de: lamarihuana