El pasado 31 de octubre la Suprema Corte de Justicia de la Nación dio a conocer un acuerdo por medio del cual se concede una prórroga al Congreso para discutir y aprobar las leyes que regularán la marihuana en el país. Tras alcanzar la fecha límite establecida por la misma SCJN —luego de que en febrero de 2019 se publicó una jurisprudencia que obliga al congreso a regular—, la prórroga otorgada establece como nuevo límite el último día del periodo ordinario de sesiones que que transcurrirá del primero de febrero al treinta de abril de dos mil veinte.

Unos días antes, la Presidencia de la Mesa Directiva solicitó a la SCJN una prórroga que permita agotar el procedimiento legislativo correspondiente a la regulación integral de la cannabis. Al respecto, el coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal declaró que buscan “enfriar un poco los ímpetus”, y frenar a los cabilderos de empresas nacionales y trasnacionales, así como laboratorios y farmacéuticas que buscan también presionar.

Este jueves la SCJN publicó su respuesta:

“El Pleno de esta Suprema Corte de Justicia de la Nación acordó que, de manera excepcional y por única ocasión, atendiendo a la complejidad de la materia, en relación con el plazo establecido en el artículo 107, fracción II, párrafo tercero, constitucional respecto de la declaratoria general de inconstitucionalidad 1/2018, se otorga una prórroga del plazo respectivo, la cual vence el último día del periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, que transcurrirá del primero de febrero al treinta de abril de dos mil veinte, con el objeto de que, al concluir dicho plazo, el Congreso de la Unión haya aprobado la legislación correspondiente”, se lee en el acuerdo publicado en la página oficial de la SCJN.

Unos días antes de alcanzar la fecha límite, se dio a conocer un predictamen que contempla el cultivo con fines personales, el cultivo comunitario y la comercialización de marihuana, pero que a su vez establecería un sistema de licencias que dificultaría a los productores nacionales participar en el mercado legal, así como el uso de genéticas mexicanas que han sido utilizadas por generaciones. Como respuesta, activistas cannábicos realizaron un plantón de cuatro días y veinte horas frente al Senado de la República para exigir que sus necesidades sean contempladas en las leyes que regularán el cannabis.

Mientras se daba a conocer la prórroga para que el Congreso regule con respecto al cannabis, activistas cannábicos y de distintas organizaciones habían establecido un segundo plantón frente a las puertas del Senado para exigir que la regulación incorpore plenamente los derechos ya reconocidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre