Faltan un par de minutos para las 4:20 y la expectativa es palpable. Podría olerse de no ser porque el cuarto está equipado con decenas de marihuanas diferentes en sus más variadas presentaciones. Es la hora más esperada del día más esperado por todos los usuarios de cannabis a nivel mundial. Cuarto veinte, el número icónico de la cultura mariguana, se hace presente en tres versiones al mismo tiempo: las 4:20, del mes 4 en su día 20, y el mismo mes en el año 2020. 420-420-420. El mundo entero esperaba esta fecha para llenar las calles y celebrar la marihuana, luchar por su regulación y ponerse una pachequiza. Ese era el plan, hasta que una pandemia originada en China a finales de 2019 detuvo el mundo como lo conocíamos y llevó al planeta a tomar medidas de confinamiento y aislamiento social. 

Pero la marihuana siempre encuentra la luz. 

Desde una locación secreta en la Ciudad de México, un grupo de marihuanos profesionales preparan sus pulmones y su conocimiento para llevar a cabo la primera Copa Cannábica Digital en la historia del país. Tres jueces y un presentador (que escribe estas palabras desde otro espacio en el tiempo), dos humanos/octópodos encargados de grabar y transmitir, y una mano de organizadores de la Copa: desde el confinamiento sanitario la lucha cannábica florece. 

Fotos: @fixzion

En México, además de un aislamiento social y sus repercusiones económicas, las medidas sanitarias para el control del COVID 19 —la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente— significaron detener los procesos legislativos del Congreso, que por orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación tenía hasta el 30 de abril para regular el consumo, cultivo y comercio de marihuana en el país. Sin embargo, como respuesta a la pandemia, la Suprema Corte concedió al Congreso una segunda prórroga para regular, que termina el 15 de diciembre. Pero a pesar del aislamiento y el retraso en la regulación del cannabis (o más bien, motivada por estas), surgió la primera iniciativa para realizar una copa digital en vivo.

Por lo general las copas cannábicas son eventos privados en donde los asistentes adquieren un boleto para un evento en donde se premian las mejores marihuanas enviadas desde diferentes regiones. Además de la premiación, en ocasiones las copas tienen talleres, eventos musicales, y la presencia de marcas e iniciativas cannábicas, y en el lugar se puede convivir con otros cultivadores, extractores, jueces y demás involucrados en el mundo cannábico. Por obvias razones sanitarias, es poco recomendable realizar un evento así en medio de una pandemia. Pero, por otro lado, sin la restricción espacial como obstáculo, la parcela digital se presenta como el terreno ideal para replicar y ampliar los alcances de lo que solían ser eventos de nicho. 

Además del jurado de expertos —Stephen Clarke, Polita Pepper y Nico Malazartes—, en la sala hay un microscopio digital y un par de cámaras para grabar y transmitir hasta el más pequeño detalle de la cata, en vivo y en directo. La transmisión será abierta y gratuita, para que cualquier marihuano pueda conocer y observar en vivo cómo se califica la calidad de la marihuana de manera profesional. Y no solo eso, al contar con un microscopio en la transmisión, cualquier persona observando la cata puede emitir un voto que será tomado en cuenta para el resultado de la Copa. El 420 está vivo, y más grande que nunca. 

La transmisión comienza a la hora indicada con unos fumes conmemorativos y la presentación del jurado. Nico Malazartes es cultivador, asesor en cultivo de precisión y experto en extracciones. Polita Pepper es cultivadora y antropóloga, miembro de la Red Latinoamericana de Mujeres Cannábicas. Ambos forman parte de Cannativa, una asociación civil dedicada a promover una relación saludable y sustentable con el cannabis. Por su parte, Stephen Clarke ha dedicado años a promover el cáñamo y educar sobre el uso sustentable y ecológico de la planta. Además de calificar, ellos son los encargados de explicar la metodología detrás de la calificación de cada muestra y compartir información sobre cultivo, salud y reducción de daños. 

Tras explicar las reglas de la competencia y compartir técnicas de consumo para evitar la combustión —como la vaporización y los comestibles—, es momento de comenzar la Copa Cannábica Digital. Al igual que las copas físicas, esta cuenta con las categorías de flores de interior y exterior, extractos con solvente y sin solvente, destilados, comestibles y productos de CBD. Se entrega los jueces la primera muestra de flor y la audiencia en vivo ya se cuenta por cientos. Desde la cuarentena, los pachecos festejan su día prometido. 

Para cada muestra, los jueces presentes califican el aspecto visual, el olor, y sabor al fumar. Del mismo modo, cada muestra es colocada en el microscopio digital para que la audiencia pueda observarlas a detalle y emitir una calificación (que se suma y promedia dentro del aspecto visual de cada muestra). Con cada flor y con cada extracto, los jueces hacen una minuciosa revisión mientras explican detalles que dan calidad a los productos, o en su caso que sean indicadores de impurezas peligrosas de consumir. 

Mientras desfilan las muestras, espectadores digitales de más de diez países entran y salen de la transmisión. Además, expertos como Gastón Durana, la Dank Dutchess y Fede Haze, comparten impresiones y consejos desde Montevideo, California, Barcelona y demás latitudes que sintonizan en vivo la copa mexicana. Pasan dos, tres y luego cuatro horas de transmisión en vivo, con cientos de ojos conectados constantemente, observando, calificando y haciendo preguntas para los jueces. Las consolas y los jueces se acercan al colapso. Pero faltan muestras para la premiación y la audiencia observa y participa desde lugares remotos de una cuarentena. Hay que terminar. 

Pasan las seis horas de transmisión continua cuando se terminan las muestras. Es momento de contar los votos de la audiencia y sumarlo a los resultados de los jueces. Aun después de un cuarto de día, más de doscientas personas permanecen atentas al video en vivo para ser los primeros en conocer a las muestras ganadoras de la primera Copa Digital. Tras una maratónica cata en vivo, los jueces están listos para anunciar a los ganadores:

Flor Exterior:
1er Lugar — Royal Cookies, cultivada por El Shuy

Flor Interior:
1er Lugar — Banana Punch, cultivada por Bud Club
2do Lugar — Ghost OG, cultivada por DOE
3er Lugar — Cataract, cultivada por Don Kusho

Extracto Con Solvente:
1er Lugar — Diamante de Cali Slurpee, realizados por DOE
2do Lugar — BHO, realizado por Alquimia

Extracto Sin Solvente:
1er Lugar — Hachís, por Alquimia

Rosin:
1er Lugar — Rosin, por DOE

Destilado:
1er Lugar — Super Lemon Haze, por Serenna,
2do Lugar — Sour Tangie, por T’zunun Extractos
3er Lugar — Mai Tai, por Waxelicious

CBD:
1er Lugar — Indiico
2do Lugar — Gaia botanic
3er Lugar — Brio

Comestibles:
1er Lugar — Banana bread, por Baked Bakers
2do Lugar — Gomitas, por Candy Kush
3er Lugar — Barra de Chocolate, por Teddy Bear

Al terminar la premiación comienza el festejo. No con los ganadores (que observan la premiación desde sus respectivas caurentenas) sino de haber logrado una Copa Cannábica Digital con miles de espectadores, en vivo, gratis, y en un país en donde la cultura y el activismo cannábico necesitan hacerse más presentes que nunca. La transmisión termina y queda grabada para siempre: un registro de la incursión digital de una planta que crece a pesar de ser ilegal, y que a pesar del clima y las pandemias, encuentra la manera de crecer sus raíces en el terreno digital.

@fixzion

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Escribe tu nombre